Compartir
Así fue el momento del asesinato al supuesto ladrón (Infobae)

Exactamente a las 9.01 del domingo los hermanos Walter y Rene Acevedo de 41 y 36 años persiguieron por las calles del barrio 12 de octubre de Berazategui a Lautaro González de 23. Una cámara de seguridad privada captó el momento en el que lo alcanzaron, lo tiraron al piso, lo patearon y uno de los hermanos le pegó un balazo con un revólver.380 que le impactó de lleno en el cuello y lo mató. Cuando llegó la policía los dos agresores ya se habían fugado. En el lugar se encontraba la mujer del mayor de los Acevedo, quien le dijo a los efectivos que Lautaro les había querido robar la camioneta y que ellos se defendieron. Después de casi 36 horas de investigación, no existe en el expediente ni una sola prueba de que se haya tratado de un intento de robo ni mucho menos de una legítima defensa, sino más bien todo lo contrario: los investigadores creen que fue un homicidio sin atenuantes.

En el trabajo de campo se tomaron declaraciones, se miraron cámaras de seguridad y demás tareas y ninguna nos indica que acá pudo tratarse de algo relacionado a un intento de robo y una defensa. No lo descartamos pero hasta el momento no hay nada que nos indique eso salvo, claro, el testimonio de la mujer de los acusados. Es lo único”, señala a Infobae una alta fuente de la investigación.

Luego de cometer el asesinato, los hermanos Acevedo huyeron del lugar. Ninguno de los dos se quedó como trascendió en un principio. Ambos se subieron a la camioneta utilitaria blanca, la que según la versión de la esposa les quisieron robar, y escaparon de la escena del crimen. Con ellos llevaban el arma homicida, un revólver calibre 380.

Asesinato en Berazategui 2 (Infobae)

La policía Bonaerense comenzó un intenso operativo de búsqueda que finalizó anoche cuando los dos buscados se presentaron voluntariamente en una comisaría junto a un abogado. No quisieron decir dónde estaba la camioneta y el arma. Recién esta mañana los efectivos de la comisaria de Berazategui encontraron el utilitario y en su interior el revólver.

Una pericia realizada en la mañana de hoy comparó una vaina servida que se encontró en el lugar del asesinato y el arma. Hubo coincidencia. El revólver que mató a González es el mismo que encontraron en la camioneta. En total Walter Acevedo disparó dos veces. El primero de los balazos es el que impactó en Lautaro y el segundo se incrustó en la calle de tierra.

“La autopsia confirmó que la muerte fue por el balazo que le ingresó por el cuello y le recorrió todo el cuerpo. No fue un trabajo sencillo porque estamos hablando de un calibre chico que es difícil de encontrar. El cadáver también presentaba golpes producto de las patadas que recibió antes y después del balazo”, señalaron fuentes con acceso al expediente.

Asesinato Berazategui
El cadáver de González tras el disparo

Una de las primeras versiones que circularon cuando recién se produjo la muerte fue que los hermanos Acevedo conocían a Lautaro y que incluso habían estado hasta altas horas de la madrugada juntos en una fiesta. Esos mismos trascendidos indicaban que dentro de esa reunión se había iniciado un enfrentamiento entre los tres por una mujer. Sin embargo, fuentes de la fiscalía aseguran que no hay evidencia de eso.

Si es cierto que Lautaro estuvo en una fiesta pero hasta el momento ningún testimonio nos permite asegurar que los Acevedo estuvieron también ahí. No creemos que haya existido una disputa previa. Si creemos que se conocían del barrio, eso es muy posible”, aclaró un investigador.

El fiscal Carlos Riera, que actuó apenas le llegó la causa, tiene en su poder varias cámaras de seguridad privadas pero ninguna logró captar lo que pasó antes del asesinato, es decir, cuando se inició el conflicto que derivó en la persecución de la víctima y su muerte.

Asesinato Berazategui
El joven muerto por los hermanos Acevedo

Lautaro “Cachorro” González era el mayor de cuatro hermanos y tenía una hija de 4 años. Estaba separado de la mamá de su nena. En los últimos meses se había ido a vivir sólo a un departamento alquilado en 132 entre 9 y 10, también en Berazategui.

En declaraciones a Infobae, Marcela Reynoso, la madre de González sostuvo la inocencia de su hijo: “Él era incapaz de robar nada a nadie. De muy chico había tenido algún que otro problema pero cosa de chicos. Yo estoy segura de que ellos le quisieron robar a él. Eran grandotes y se aprovecharon. Mis otros hijos están destruidos. Quiero justicia y que dejen de decir que él era chorro”.

De lado de la familia Acevedo también se expresaron pero a través de las redes sociales. Ante los rumores de posibles ataques de los amigos de González contra ellos, la hija Walter Acevedo ensayó un pedido de perdón: “Les quiero pedir disculpas a la familia y amigos de Lautaro González, sé por lo que están pasando y entiendo su dolor pero mi viejo y mi tío ya están pagando, no hace falta que metan a toda la familia en lo mismo. Mis hermanitos, mis primos, tíos y mi vieja no tienen nada que ver”.

La publicación luego insiste con que todo se inició por un intento de robo: “Todo fue en legitima defensa y se están aclarando las cosas, aunque muchos las están oscureciendo sacando conclusiones que nada que ver. Lo único que les voy a pedir es que a los que se están organizando para quemar o romper mi casa y la de mis tíos piensen que ellos no tienen la culpa de nada. Primero piensen que hay criaturas. Lo material va y viene pero no hace falta que prendan fuego vivas a unas criaturas. Solo eso les pido”.

Asesinato Berazategui
Captura del momento del asesinato de González.

Lo cierto es que, en cuanto a la investigación, aún falta tomar varios testimonios de vecinos y de familiares de un lado y del otro pero fundamentalmente restan las declaraciones indagatorias de los dos detenidos. Si bien estaban programadas para hoy se realizarán mañana. En tribunales descuentan que los hermanos abonaran la misma teoría del robo y defensa. “Lo que va a determinar lo que realmente pasó serán las pericias y el cotejo de cámaras de seguridad. Más allá de lo que se diga, ahí se va a saber la verdad”.

Hasta el momento, con los elementos que hay en la causa, la situación de los hermanos Acevedo se complica cada vez más.

Seguí leyendo

El panadero de La Matanza que mató a un ladrón quedó más complicado: la Justicia investiga contradicciones en su relato y busca el arma homicida