Compartir
El Grupo de Lima tras una reunión celebrada en Ottawa en febrero de este año
El Grupo de Lima tras una reunión celebrada en Ottawa en febrero de este año (FLICKR / MINISTERIO DE ASUNTOS E/)

El Gobierno expondría hoy un gesto de distensión con el régimen de Nicolás Maduro que funcionará también como una señal de pax romana hacia el kirchnerismo duro: rechazará en la reunión ministerial del Grupo Lima una declaración contra Venezuela y la posibilidad de respaldar al presidente interino, Juan Guaidó, en su intento por participar en elecciones libres y transparentes.

El Grupo Lima sesionará con los cancilleres de manera virtual y emitirá una declaración con una crítica dura al régimen de Maduro que será avalada por la mayoría del foro creado en el 2017 e integrado por los Estados Unidos, Brasil, Chile, Bolivia, Panamá, Colombia, Canadá, Perú, Uruguay y Colombia.

Anoche, en el Palacio San Martín adelantaron que el canciller Felipe Solá ya encomendó al subsecretario de Asuntos de América latina, Juan Valle Raleigh, que participe de la reunión virtual de cancilleres del Grupo Lima con la firme intención de no avalar ninguna declaración que emane de ese núcleo de países alineados a los Estados Unidos y de clara crítica al régimen de Maduro. El hecho de que no participe el canciller y envíe a un subsecretario es un gesto diplomático que busca la Argentina para demostrar menosprecio por este foro. Sin embargo, Alberto Fernández no se irá por ahora del Grupo Lima y no atenderá así el reclamo de los sectores duros del kirchnerismo que se lo pedían.

El gesto previsto para hoy por parte de la Argentina es evitar un nuevo cuestionamiento a Venezuela como el que hizo la Argentina en la ONU la semana pasada en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra que desató un fuerte debate interno en la coalición del gobierno.

“No vamos a avalar ningún informe que emita el Grupo Lima”, adelantó a Infobae un allegado al canciller Solá. Pero al mismo tiempo ratificó la decisión del Presidente de mantener a la Argentina en ese grupo como lo sostuvo desde que asumió en la Casa Rosada sin compartir sus declaraciones.

En esta línea, Alberto Fernández expresó el fin de semana que “claramente tenemos muchas diferencias con ellos. Tantas que nunca participamos de ninguna reunión del Grupo de Lima y nunca suscribimos ningún documento”.

En rigor, el vicecanciller, Pablo Tettamanti, participó en febrero pasado de una reunión del Grupo Lima en la que se retiró en medio de una conferencia de prensa de cancilleres en la que ratificaban el apoyo a Guaidó, a quien la gestión de Alberto Fernández no reconoce como presidente interino a diferencia de Mauricio Macri que sí lo reconoció cuando estuvo al frente de la Casa Rosada.

Un video muestra al vicecanciller argentino saliendo de la conferencia de prensa en una situación incómoda para el resto de los miembros del Grupo Lima en momentos que se respaldaba al presidente interino de Venezuela. (Infobae)

En la reunión de cancilleres convocada por Perú para hoy, el Grupo Lima prevé emitir una declaración donde exigirán que el informe de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michele Bachelet, quien denunció graves violaciones de parte del régimen de Maduro, sean planteadas con énfasis en la Corte Penal Internacional.

También se prevé un pasaje del documento del Grupo Lima de un llamado a elecciones libres y transparentes de presidente en Venezuela con la incorporación de Guaidó como parte de la oposición. Estas son posiciones que la Argentina no avalará.

Sin embargo, por ahora el Gobierno seguirá estando en el Grupo Lima como lo hizo Macri, aunque en ese caso tuvo una acción más activa y alineada al resto de los países.

La decisión de Alberto Fernández de mantener el status de “presencia administrativa” y no romper con el Grupo Lima va en contra de los reciente reclamos del kirchnerismo duro que desechan la idea de seguir en ese grupo.

Alicia Castro, la ex embajadora en Venezuela y ahora depuesta para ir a la embajada argentina en Rusia por mantener diferencias con el Gobierno en el voto de la ONU, expresó ayer que “la Argentina debiera retirarse del Grupo de Lima cuyo propósito explícito es debilitar la integración regional de América Latina y el Caribe, desarticular la UNASUR y reunir a los aliados regionales de los Estados Unidos con el objetivo de erosionar al gobierno de Venezuela y procurar un cambio”.

En diálogo con Infobae, Castro dijo que “el Gobierno había prometido retirarse del Grupo de Lima, creado por Macri, Temer y otros gobiernos de derecha de la región, y luego matizó su incomprensible permanencia prometiendo que nunca acompañaría los votos y decisiones del Grupo de Lima”.

Pero la ex embajadora argentina durante el gobierno de Hugo Chávez no es la única del kirchnerismo que cree que la Argentina debe abandonar cuanto antes el Grupo Lima.

El presidente Alberto Fernández junto a Alicia Castro, quien retiró su pliego como posible embajadora en Rusia
El presidente Alberto Fernández junto a Alicia Castro, quien retiró su pliego como posible embajadora en Rusia

El ex embajador en Bolivia y referente de la dirección ejecutiva del Frente Grande, Ariel Basteiro, dijo categórico: “Argentina debe irse del Grupo Lima ya que ese espacio no refleja la postura argentina”.

Basteiro es un hombre de consulta del Instituto Patria que dirige Cristina Kirchner y en diálogo con Infobae destacó ayer que está convencido de que “el Grupo Lima no tiene ninguna organicidad, lo cual entrar o salir es difuso” pero abogó porque la Argentina se aleje en lo inmediato de ese espacio por la fuerte influencia que Washington ejerce allí.

Eduardo Sigal, destacado referente del Frente Grande en política exterior y está abiertamente alineado con la vicepresidenta. También es de la idea de que la Argentina deje de una vez el Grupo Lima. “Las relaciones internacionales y la participación en sus organismos no pueden estar sujetas a humores temporarios sino a una estrategia de inserción en el mundo acorde con los objetivos de desarrollo que uno establezca en cada etapa para su país”, expresó a Infobae.

En esta línea, el dirigente del Frente Grande remarcó: “Si el grupo de Lima se propone entrometerse en los asuntos de terceros países como Venezuela, Argentina debería mantener una posición firme de oposición y de defensa de la autodeterminación y no intromisión en los asuntos internos de otros países. Esa doctrina nos acompaña hace más de 100 años. Si no se respeta ese principio habría que retirarse sin dudarlo”.

Más de 500 referentes de la izquierda latinoamericana le entregaron una carta abierta al presidente argentino en donde rechazaron el voto de la Argentina en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas acompañando la posición de los gobiernos del Grupo Lima como Brasil, Chile, Colombia, Perú o Bolivia. La misiva lleva la firma del ex presidente de Paraguay, Fernando Lugo; Adolfo Pérez Esquivel, Manuel Zelaya de Ecuador, Atilio Borón o Pablo Allende de Chile, entre otros.

Seguí leyendo:

Hubo fuertes movilizaciones contra el Gobierno en el centro porteño y distintas ciudades del país

Diputados de Juntos por el Cambio pedirán que Miriam Lewin sea citada al Congreso para que explique de qué se trata el proyecto NODIO