Compartir
madres-fuera-de-serie-portada
Tres historias de mujeres que escaparon a la regla en su época y marcaron un camino a seguir

El modelo de crianza evolucionó con el paso de los años. Hoy, no existe una única forma ni un modelo de familia a seguir, sino que predominan varios escenarios en donde tanto las tareas del hogar como la crianza de los chicos es compartida.

La sociedad claramente no era la misma años atrás bajo las consignas más clásicas de la familia nuclear que aún persiste. Sin embargo, no siempre fue así, ya que la mujer tuvo que ir abriendo camino en una sociedad en la que el hombre era el que podía salir a cumplir sus sueños mientras que era la madre la que se encargaba de la crianza y el hogar.

Y en ese camino recorrido, se encuentran mujeres que marcaron un camino para las que venían luego. En este contexto, Infobae dialogó con una boxeadora, una paracaídista militar y una corredora profesional que brindaron su testimonio sobre cómo fue ser madre y cumplir un objetivo profesional extraordinario.

Marcela “Tigresa” Acuña- Boxeadora profesional

madres fuera de serie
No fue hasta los 19 años que piso un ring de boxeo, con dos hijos chiquitos y bajo la presión de ser la primera mujer en Argentina que quería boxear de manera profesional

Desde muy pequeña Marcela supo que le gustaban los deportes de contacto. De hecho, a los doce años ya era cinturón negro de Karate y fue campeona Sudamericana en su división, a los catorce. Sin embargo, a los 16 años se presentó el desafío más grande: estaba embarazada de su primer hijo Alexander Maximiliano y dos años más tarde se convirtió en mamá de Josué Exequiel.

No fue hasta los 19 años que piso un ring de boxeo, con dos hijos chiquitos y bajo la presión de ser la primera mujer en Argentina que quería boxear de manera profesional. “Fue muy difícil porque se vivía un ambiente, en mi caso, muy agresivo porque yo era mujer y pionera del boxeo femenino. Fui la que recibió todos los cachetazos para que el boxeo femenino sea lo que es hoy. No lo asocio al hecho de ser mamá, sino directamente al ser mujer”, comentó a este medio Acuña.

Acuña aún recuerda la sorpresa de los maestros y los padres de los compañeritos del colegio de sus hijos cuando se encontraban con que su profesión era el boxeo: “Se sorprendían mucho sobre todo al conocerme y ver que era una persona tranquila y delicada, siento que esperaban que sea más agresiva”.

madres fuera de serie
La Tigresa junto con sus hijos y su pareja

Criar a dos hijos y prepararse profesionalmente para boxear no fue una tarea fácil, pero de acuerdo a Acuña, los chicos entendieron rápido la naturaleza de su profesión: “Con el papá de los chicos les explicamos desde muy chicos que esto era un trabajo y que yo estaba entrenada para hacerlo. Nunca tuvieron miedo, siempre les gusto verme en el ring y me apoyaron”.

Hoy los dos tienen 28 y 26 años y ambos ya boxearon e hicieron sus carreras de forma amateur. El más grande es preparador físico y el más chico también forma parte de mi equipo así que hoy trabajamos todos juntos y es un orgullo para mí”, enfatizó Acuña.

“A las mujeres les diría que depende de nosotras la decisión de poder encarar cualquier proyecto u objetivo. Hay que trabajar todos los días para poder cumplir ese sueño y saber que nunca es tarde. Cuando empecé a boxear luchaba a diario contra la dirigencia, la sociedad, los medios de comunicación y contra los propios boxeadores pero cumplí mi sueño. Fui campeona en todas las entidades, todo depende de nosotras mismas”, concluyó Acuña.

Romina Alurralde- Paracaidista militar

madres fuera de serie
Romina junto a su hijo Bautista

Es la primera mujer de la Argentina en ser nombrada jefa del equipo militar de paracaidismo. Sin embargo, el desafío más grande llegó hace seis años: se convirtió mamá de Bautista y al año de tenerlo, enviudó quedándose sola a cargo del pequeño. “Todas mis actividades las desarrolló con él y por suerte tengo a mi familia que me apoya mucho en todas las decisiones que tomo y me ayudan un montón”, explicó a este medio Alurralde.

En ese sentido, Alurralde explicó que hoy Bautista la acompaña a todos lados: “Ahora que esta más grande viene conmigo al aeroclub los fines de semanas y no hay actividad que yo haga en la que el no esté. Siempre que me ve saltar del paracaídas me dice lo mismo, ‘mamá cuando sea más grande quiero manejar aviones así vos podes saltar del mío’”.

madres fuera de serie
Es la primera mujer de la Argentina en ser nombrada jefa del equipo militar de paracaidismo

Debido a la pandemia, Romina y el equipo de la selección femenina de paracaidismo en Argentina tuvieron que posponer un sueño: competir en el mundial que se iba a desarrollar en Rusia. “Se pospuso para el año que viene así que estamos muy ansiosos. Tengo por suerte, a mi fan más importante al lado mío así que feliz”, enfatizó Alurralde.

“Le diría a todas las mamás y mujeres que se animen a hacer lo que quieran. Suele pasar que una se acobarda con sus propios sueños pero es importante concretarlos para poder cumplirlos. Nunca es tarde”, concluyó la paracaidista.

Ianina Zanazzi- Piloto de carreras profesional

Ianina Zanazzi
Mamá de Joaquina (7), Genaro (8) y Martino (12), retomó su carrera profesional luego de convertirse en mamá

Ianina Zanazzi se transformó en una referente del género femenino sin buscarlo. Su pasión por los fierros le permitió convertirse en una de las profesionales más exigentes y competitivas de la Argentina. Y sus resultados son el fruto de ello.

Mamá de Joaquina (7), Genaro (8) y Martino (12), retomó su carrera profesional luego de convertirse en mamá. “Es muy difícil siendo madre encontrar ese equilibrio donde no te sentís egoísta porque ya que tenes vida propia. Más difícil que una vuelta de clasificación te diría, sobre todo, porque siendo mujer y madre solemos ser culposas. Por eso fue muy importante para mí trabajar la culpa para poder hacerlo con tranquilidad. Intento mostrarle a ellos el ejemplo de luchar por una pasión, tener una familia no es lo que te limita”, explicó Zanazzi.

madres fuera de serie
Ianina Zanazzi se transformó en una referente del género femenino sin buscarlo.

Al momento de volver a las pistas, sus hijos no sabían que ella corría profesionalmente: “Se enteraron cuando estaba a punto de volver. Les parecía una locura, no lo podían creer. Hoy no les gusta el tema de las carreras, por lo general no van a verme y me parece bien, hay que saber respetar eso. Obviamente que alientan por mí, pero no puedo esperar que sean fanáticos como yo”.

“A las madres les diría que hay que dejar de sentirse culpables. Hay que ir detrás de una pasión y ser feliz porque eso nos posiciona en la vida de una manera más positiva. Hay que romper con la idea de que a las mujeres les cuesta más y hay que entender que la crianza es compartida y no esta mal que cada uno haga lo que desea y estar para los chicos que es lo más importante”, concluyó Zanazzi.

SEGUÍ LEYENDO

Cambio de paradigma: hacia dónde van los nuevos estilos de crianza

Un nuevo tipo de desacuerdo: cuando las parejas pelean por los riesgos del virus en sus hijos