Compartir
maradona después de la operación
Luque junto a Diego, en la habitación del sexto piso de la Clínica olivos

A instantes de que reciba el alta tras 10 días de internación y luego de ser operado de un hematoma subdural en su cabeza, difundieron la primera imagen de Diego Maradona. En la misma se lo puede ver junto a Leopoldo Luque, su médico personal, en su habitación en el sexto piso de la Clínica Olivos. Posee el vendaje en la zona donde le pusieron el drenaje y esboza una sonrisa.

Fue el propio equipo interdisciplinario que trabaja junto a Diego el que difundió la foto, para mostrar la evolución del ex futbolista, de 60 años. La misma fue tomada el día de ayer. Se espera que este miércoles el director técnico de Gimnasia reciba el alta para que continúe en el domicilio elegido con el tratamiento por el cuadro de abstinencia detectado en el postoperatorio (vinculado al consumo de alcohol mezclado con la medicación que tomaba por los problemas de ansiedad y para conciliar el sueño).

Ante el pedido de sus hijas Dalma y Gianinna (expresaron su deseo de estar más cerca de su papá en esta etapa) y con el objetivo de que resida a menor distancia de la Clínica Olivos ante cualquier eventualidad, Pelusa no seguirá en la vivienda que alquilaba en el barrio privado Campos de Roca de la localidad de Brandsen sino que se trasladará a un hogar situado en Nordelta: más precisamente el barrio cerrado Villanueva.

La decisión obedece a una nueva configuración de su entorno: tanto la responsabilidad del alta como el paso a paso de su tratamiento será consensuado entre Luque y su familia, a partir de la apertura ofrecida por Matías Morla, su apoderado. Dalma, Gianinna, Jana y Dieguito Fernando (su mamá Verónica Ojeda y el abogado Miguel Ángel Pierri lo representan) y las hermanas y hermanos de Diego conforman hoy el círculo íntimo de mayor incidencia.

Maradona contará con un enfermero las 24 horas del día que tendrá habitación propia para la convivencia. La casa con múltiples ambientes ya está equipada y oportunamente amueblada. “Lo va a cuidar la familia y va a haber un listado que se dará en la puerta con todas las personas y parientes autorizados para Diego. El que lo quiera visitar, Diego decide y manda a quién y cuándo lo quiere ver”, detalló Morla.

Otro de los puntos claves es el espacio al aire libre con el que cuenta la casa. No solamente para evitar el encierro sino para que Diego realice movimientos físicos y ejercicios, rutina que lo ayudó enormemente a salir del pozo anímico en el que cayó en junio. De hecho ese plan fitness lo empujó a bajar 12 kilos y erradicar el consumo de alcohol por un tiempo.

El seguimiento por parte del cuerpo médico personal de Maradona será constante, con Luque a la cabeza y el equipo interdisciplinario compuesto por psicólogo y psiquiatra. Una de las líneas bajadas es que en la casa no puede haber una gota de alcohol bajo ninguna circunstancia.

Resta saber qué sucederá con su rol como director técnico del Lobo.

Noticia en desarrollo…