Compartir
Argentina's President-elect Alberto Fernandez leaves a news conference after a private meeting with Mexico's President Andres Manuel Lopez Obrador, at National Palace in Mexico City
Alberto Fernández está en Olivos cumpliendo el aislamiento obligatorio de 10 días tras el contagio de Gustavo Beliz (LUIS CORTES/)

Alberto Fernández se despertó temprano y salió caminar por el parque de Olivos. Eran las ocho de la mañana y ya había inundado de chats el celular de Santiago Cafiero, jefe de Gabinete. Desayunó en la casa de huéspedes de la quinta de Presidencial, saludó a los secretarios Julio Vitobello y Juan Pablo Biondi que comparten su aislamiento obligatorio y se concentró en un puñado de carpetas que contienen informes reservados que el Presidente solicita para diseñar su propia agenda política.

El jefe de Estado pretende cerrar el año cerca de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la ley del aborto con media sanción en la Cámara de Diputados, el dólar estable y la provisión de vacunas contra el COVID-19 asegurada para el primer trimestre de 2021.

Alberto Fernández también desea iniciar un acercamiento diplomático con Joseph Biden tras su victoria sobre Donald Trump, encontrar un camino geopolítico que permita una transición ordenada de la crisis de Venezuela y ejecutar una movida multilateral que transforme la agenda del Mercosur y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Esta ambiciosa hoja de ruta analizó el Presidente en la casa de huéspedes mientras aguardaba la confirmación oficial de los resultados negativos del hisopado que ayer se habían hecho Eduardo Wado de Pedro, Tristan Bauer, Eli Gómez Alcorta y Felipe Solá.

Alberto Fernández descartaba que Gustavo Beliz se hubiera contagiado en el viaje a La Paz y la Quiaca, y los resultados negativos de toda la delegación -que se conocieron a media mañana en Olivos- confirmó su primera hipótesis.

“No fue la cena con Evo, ni el cruce del puente en Jujuy. Gustavo se contagio con su hija Clarita. Ya no hay dudas», comentó el mandatario en Olivos.

alberto fernández
Alberto Fernández junto a Julio Vitobello y Juan Pablo Biondi abandonan ayer la Casa Rosada rumbo a Olivos para iniciar el aislamiento obligatorio de 10 días

A las 11 en punto, Alberto Fernández recibió a su médico personal Federico Saavedra. Fue una revisación rutinaria que Saavedra impuso ante la situación del aislamiento obligatorio. Duró pocos minutos, y a continuación el Presidente reanudó su cadena de chats con Santiago Cafiero.

El jefe de Gabinete recibirá a Jorge Ferraresi, actual intendente de Avellaneda y futuro ministro de Hábitat en reemplazo de María Eugenia Bielsa, quien dejó la cartera de ministros y aún duda sobre la inesperada oferta que recibió de Alberto Fernández: ocupar la embajada argentina en la UNESCO que está vacante por la muerte de Pino Solanas.

El Presidente desea tomar juramento a Ferraresi cuando concluya su aislamiento obligatorio -el 21 de noviembre- y ya le solicitó a Vilma Ibarra que prepare el decreto simple para su designación oficial. La secretaria Legal y Técnica chateó hoy con el jefe de Estado y es probable que ese decreto aparezca publicado mañana en el Boletín Oficial.

Alberto Fernández aún no decidió cuando enviará a Diputados la ley del aborto y monitorea con muchísima atención el plan de un puñado de senadores kirchnerista que proponen una iniciativa de reforma de la Procuración que podría espantar a su candidato Daniel Rafecas.

af1
El Presidente junto a Gustavo Beliz

El proyecto de ciertos alfiles en la Cámara alta que responden a Cristina Fernández de Kirchner puede desencadenar una fuerte cuestionamiento en el Poder Judicial, y se trata de una movida parlamentaria que está por afuera de la agenda que coordina el Presidente con su ministra de Justicia, Marcela Losardo.

A su turno, el jefe de Estado participo on line del III Foro por la Paz de Paris. Nosotros estamos aspirando a que haya otra normalidad, una más inclusiva y que nos contenga a todos», expresó Alberto Fernández. Y remató: “Así fue como desarrollamos programas para los sectores más desprotegidos, asistimos al trabajo y a la producción para que el empleo registrado no se perdiera y trabajamos codo a codo con las organizaciones sociales para preservar a los más humildes”.

Alberto Fernández también chateó con Beliz para saber cómo está su salud y es probable que converse por teléfono con Martín Guzmán respecto a la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Y a la noche ya tiene la agenda pautada: el Senado trata la ley de Presupuesto -con media sanción de Diputados- y juega la selección nacional contra Paraguay. A las 9PM en punto, si no hay complicaciones políticas, mirará el partido junto a sus secretarios Biondi y Vitobello.