Compartir
Mía Retacco
Las imágenes que compartió Retacco tras sufrir la agresión en su departamento

El martes por la noche Mía Retacco durmió en una celda del Ministerio Público Fiscal de Escobar. El miércoles por la mañana debió declarar ante el fiscal Claudio Aundjian, quien previamente había ordenado su detención luego de ser imputada por intentar asesinar a Franco Pérez, quien previamente la golpeó salvajemente. Sin embargo, el eje de la investigación cambió.

Luego de declarar y quedar en libertad, el expediente pasó a la Fiscalía N° 4 de Escobar, a cargo del doctor Christian Fabio, especializada en delitos de abuso sexual, violencia de género y delitos intrafamiliares. Tras cotejar las actuaciones periciales y las declaraciones testimoniales, el fiscal Fabio le solicitó al juez de Garantías Luciano Marino el sobreseimiento de Retacco y la detención de Pérez por intento de homicidio.

Según pudo constatar Infobae, el fiscal Fabio concluyó en que la agresión de Rettaco a Pérez ocurrió en un marco de legítima defensa. Los hechos fueron detallados por fuentes judiciales, quienes relataron que durante la tarde el martes Pérez llegó hasta el departamento de la joven de 26 años, ubicado en la avenida Tapia de Cruz al 1100, y le hizo señas desde abajo para que le permitiera ingresar al edificio. Ambos se habían visto algunas veces, no eran pareja.

Franco Pérez
Franco Pérez, el agresor, vive en el sur de la provincia de Buenos Aires

Dentro del departamento comenzaron a besarse, se quitaron la ropa y mantuvieron relaciones sexuales. En pleno acto Pérez le exigió a Retacco que la secuencia continuara en el baño, precisamente dentro de la ducha. Allí, la joven trans advirtió por el espejo que el hombre tenía un cuchillo en su mano.

“Pérez la zamarreó de los pelos y comenzaron a forcejear. Él le pegó dos trompadas en la cara y fueron esos golpes los que le hicieron caer cuatro dientes. Ella pidió ayuda, gritó para que la auxiliaran, y en la lucha cayeron sobre una mesa de vidrio, la cual se rompió. A él se le cayó el cuchillo y es ahí cuando ella lo agarra y le produce el corte en el cuello”, explicó una fuente cercana a la investigación.

Para el fiscal Rubio esta sucesión de hechos permiten concluir en que el accionar de Retacco fue en legítima defensa y que fue Pérez quien intentó matarla. El joven de 23 años vive en el sur de la provincia de Buenos Aires y pesa sobre él un pedido de detención que se realizó este mediodía y el juez Marino aún no resolvió.

Todas las pruebas recolectadas avalan los dichos de Mía al momento de prestar declaración indagatoria. Se avala con las pruebas que se recolectaron del lugar y por lo que dijeron los vecinos», explicaron.

Mía Retacco
Mía Retacco tiene 26 años y es una reconocida activista trans de Escobar

Pérez fue internado en el Hospital Erill con un corte profundo a la altura de la yugular. En el nosocomio lograron frenarle la hemorragia y 48 horas más tarde recibió el alta médica.

Retacco es una reconocida referente de la comunidad trans local -impulsó la Marcha del Orgullo LGBTI+ en Escobar-, y es por ello que la repercusión del caso fue mayor en la zona, al punto de que el miércoles por la mañana, en la puerta del MPF, se concentró una gran cantidad de gente para exigir que fuera liberada.

“Es muy conocida por su militancia, muy querida, una chica de familia, con muchos amigos. Cuando se analicen todas las pruebas se van a poder calificar todos los hechos. Estos delitos merecen ser investigados con una mirada con perspectiva de género”, manifestó una fuente judicial a este medio, quien agregó: “Sabemos lo que origina la agresión, Mía reveló por qué la atacó, pero preferimos resguardar esos detalles”.

Justicia para mi hija, agredida físicamente ayer. Golpeada hasta casi la muerte. Basta de violentos de género. Quiero que viva feliz. Ella imputada por defenderse y el agresor libre”, había declarado Karina, su madre, en redes sociales luego de conocer la imputación sobre hija. Su padre también se pronunció: “Esta lacra casi asesina a mi hija y está libre. Queremos justicia”.

SEGUÍ LEYENDO:

“Ya no nos imaginamos muertas a los 35 años”: las historias detrás de las primeras personas en cubrir el cupo trans en el Estado