Compartir
Hogar San Camilo de Vagues (Infobae)

“Esta es una situación atípica: no estamos acostumbrados a pedir. Siempre manejamos un perfil muy bajo”, dice a Infobae el hermano Francisco Berola (52), sacerdote de la Orden de los Ministros de los enfermos (Camilos) del Hogar San Camilo.

Durante los últimos días, el nombre de este establecimiento comenzó a circular en redes sociales. Se debe a una Maratón Solidaria organizada por sus directivos con el objetivo de recaudar fondos que le permitan paliar la dura situación económica que atraviesan desde hace varios meses.

“Estamos con un déficit mensual muy importante. Tenemos dificultades para pagar los sueldos, debemos aportes y dinero a la AFIP: algo inédito. A pesar de todas esas complicaciones financieras nunca dejamos de prestar servicio”, dice Berola a este medio. “Como el Hogar es muy querido acá en Areco, en cuanto escucharon que estábamos con problemas de dinero, un grupo de vecinos empezó a movilizarse, pidiendo donaciones y la verdad es que estamos asombrados de la respuesta. El hogar no se cierra ni se va a cerrar, pero necesitamos ayuda”, agrega.

Hogar San Camilo de Vagues
El hermano Francisco Berola (52), sacerdote de la Orden de los Ministros de los enfermos (Camilos) y dos residentes del Hogar San Camilo de Vagues (San Antonio de Areco).

Ubicado en el Paraje de Vagues de la ciudad de San Antonio de Areco, el hogar San Camilo funciona desde hace más de cuatro décadas. Allí, explica el sacerdote, viven 65 personas (entre ellas niños y adultos) con discapacidades severas. “Como tienen patologías graves, ninguno se vale por sí mismo. Muchos ingresan siendo niños y transitan su vida acá. Algunos incluso, han llegado en situación de vulnerabilidad por pedido de un juzgado”, dice.

En el establecimiento trabajan cerca de 80 personas de manera interdisciplinaria. Además de los tres médicos de planta fijos, explica Berola, reciben neurólogos, psiquiatras, psicólogos, kinesiólogos, terapistas ocupacionales, musicoterapeutas y trabajadoras sociales.

Milagros Reynoso es coordinadora del turno mañana y noche del Hogar desde hace trece años. En el video, la mujer lleva puesto un ambo verde, un tapabocas y una máscara protectora. Habla de San Camilo y dice que está muy agradecida de pertenecer a esta familia. A su lado Ana Laura y Raúl, dos de los residentes, la escuchan con atención. Reynoso los mira con cariño y cuenta que le encanta estar con ellos, bailar y escuchar música. “Se divierten mucho, la pasamos muy bien juntos”, dice.

Desde que la OMS declaró al COVID-19 como Pandemia, al igual que los hospitales, el Hogar San Camilo tuvo que invertir en insumos de protección personal, como tapabocas, máscaras y alcohol en gel, para cumplir con las medidas de seguridad e higiene propuestas por el Ministerio de Salud de la Nación. Además de ese gasto, cuenta Berola, comenzaron a lidiar con algunas “bajas de personal por ser de riesgo”.

“Desde el 15 de marzo tenemos menos gente trabajando. Estamos sobre el límite y con muchas horas extras”, dice. “Gracias a Dios no hemos tenido contagios de residentes, pero todos los días tenemos empleados que deben aislarse por ser contactos estrechos”, agrega el sacerdote.

Hogar San Camilo de Vagues
En San Camilo viven 65 personas (entre ellas niños y adultos) con discapacidades severas. “Muchos ingresan siendo niños y transitan su vida acá. Como tienen patologías graves, ninguno se vale por sí mismo”, dice Francisco Berola.

“El Hogar está en un Paraje alejado de todo, en el medio del campo. Producimos nuestra propia leche y nuestra propia carne. Si bien tiene sus ventajas, también tiene sus contras. Por ejemplo, acá el costo del gas es altísimo porque es envasado. A eso hay que sumarle el gasto de los pañales (“se usan entre 8 y 9 mil por mes”) y los medicamentos (“los chicos toman una medicación carísima”)”, dice Berola.

Según el Sacerdote, San Camilo es un lugar de excelencia. “Acá tenemos tecnología de última generación. Contamos con una sala de estimulación multisensorial que debe ser una de las pocas, si no es la única, que hay en Argentina. Además, disponemos de un sistema de grúas importadas para transferir a los chicos a las sillas, camas o baños y así evitar que el personal se lastime porque la mayoría de las trabajadoras son mujeres”, cuenta orgulloso.

Para seguir funcionando y cuidando a sus más de 65 residentes, el establecimiento organizó una Maratón Solidaria para el sábado 21 de noviembre a las 19 horas. “Vamos a hacer una transmisión en vivo por nuestro Facebook Chicos Hogar San Camilo, para que todos puedan conocer la Institución. El objetivo es homenajear a los chicos y a los trabajadores. Además, seguramente, contemos con la participación de algunos artistas”. Antes de despedirse Berola dice que San Camilo es mucho más que un hogar. “Este un pequeño pedacito de cielo en el mundo”, concluye.

Hogar San Camilo
Para recuadrar fondos, el establecimiento organizó una Maratón Solidaria el sábado 21 de noviembre a las 19 horas. “Vamos a hacer una transmisión en vivo por nuestro Facebook ‘Chicos Hogar San Camilo’, para que todos puedan conocer la Institución», dicen.

*Para contribuir con el Hogar San Camilo se puede hacer un depósito a la Cuenta Corriente del Banco Macro S.A. Sucursal 849 – San Antonio de Areco, Orden de los Ministros de los Enfermos. CBU: 2850849630000002886100. CUIT 30-57255750-9. Tel. Hogar San Camilo: 2326424140. Correo electrónico: [email protected]

Seguí leyendo:

Mientras las aulas siguen cerradas, reabren el Casino Flotante de Puerto Madero y el Hipódromo de Palermo

La tarifa del subte aumentará desde la semana próxima y analizarán subas en los peajes porteños