Compartir
ataque cuidacoches en Córdoba
El ataque se produjo en la intersección de las calles Derqui y Buenos Aires, en Nueva Córdoba

Pelea, disparos y un herido fue el saldo de un hecho extraño y violento en la provincia de Córdoba en el que un cuidacoches fue acusado de haber disparado un tiro a cuatro integrantes de un auto con los que había discutido previamente.

El hecho ocurrió durante la noche del sábado en las calles Derqui y Buenos Aires, en Nueva Córdoba. Según comentaron algunos testigos del ataque, todo se desató a raíz de una confusión, según adelantó La Voz.

El conductor de nombre Ramiro, de un vehículo cuyo modelo y marca no fueron revelados, estacionó el auto en ese cruce en el inicio de la noche del sábado. Estaba acompañado por tres amigos. Después de bajar, le dio dinero a un cuidacoches que se encontraba en la cuadra.

Sin embargo, al regresar al auto, ya en la madrugada, los cuatro amigos se encontraron con otro cuidacoches, un “naranjita”, como le dicen en la jerga de la capital cordobesa por las pecheras reflectoras que llevan. El joven les exigió el nuevo pago del canon informal, a lo que Ramiro y sus colegas se negaron.

Imagen de archivo. En Córdoba, los cuidacoches son conocidos como "Los Naranjitas", debido al color de sus chalecos
Imagen de archivo. En Córdoba, los cuidacoches son conocidos como «Los Naranjitas», debido al color de sus chalecos

Los amigos del conductor relataron que después de intercambiar insultos y amenazas leves, el cuidacoches sacó un arma que llevaba al cinto y efectuó un disparo contra el conductor.

La bala ingresó en el brazo izquierdo de Ramiro, luego el proyectil siguió su trayecto hasta la pierna derecha y finalizó impactando contra la palanca de cambios del auto. Inmediatamente después, el cuidacoches se dio a la fuga y desapareció de la escena.

Los cuatro amigos quedaron consternados con la situación y en lugar de llamar a la policía y quedarse en el lugar, optaron por acudir a un centro de salud cercano.

Así, Ramiro, que se encontraba fuera de peligro, pudo arrancar el auto y dirigirse al Sanatorio Allende. Allí recibió atención primaria y fue dado de alta a las pocas horas con un par de suturas de poca importancia.

En tanto, una vez que la Policía pudo analizar el vehículo y constatar el impacto de proyectil en la palanca de cambios, se determinó que el disparo había sido efectuado con un arma calibre .9 mm.

La causa quedó en manos del fiscal José Mana. Su secretaria, María José López, aseguró a la radio Cadena 3 que desde el mismo domingo se inició el proceso de búsqueda del cuidacoches. “La persona que efectuó el disparo se dio a la fuga y ahora tenemos desplegada a la brigada de investigaciones, que actuará en la causa”, dijo.

Asimismo, una hermana del conductor herido, afirmó en declaraciones al canal El Doce que su hermano y los amigos nunca llegaron a ver el arma del agresor. “Metió la mano con el arma adentro del auto y disparó una vez. No mató a mi hermano de milagro”, afirmó.

El caso de Nueva Córdoba permite rememorar un hecho emblemático de cuidacoches en conflicto con la ley: en 2016, un hombre llamado Pablo Javier Bistmans recibió decenas de notificaciones de infracción por su actividad ilegal como “custodio” de los autos estacionados en las inmediaciones del Hipódromo de Palermo.

Según averiguó Infobae, la entonces Policía Federal le levantó al cuidacoches al menos 29 infracciones sólo en el año 2016.

Seguí leyendo:

La historia del “trapito serial” del Hipódromo: la Policía ya le levantó casi 30 infracciones en 2016

El hombre que arrojó una bomba molotov a la Quinta de Olivos amenazó nuevamente con quitarse la vida frente a la residencia presidencial