Compartir

Miguel Lunghi-Intendente de Tandil

Tras haber vuelto al estado amarillo de alarma en el marco de la pandemia del coronavirus al tener actualmente 857 casos activos, el municipio de Tandil anunció que desde el lunes ya quedaron desactivados los puestos de control sanitario instalados en los accesos a la ciudad cabecera del distrito, y aclaró que ya no será necesaria ninguna documentación para ingresar o salir.

En lo que fue el primer día de regreso a esa etapa de cuidados, las autoridades de la comuna a cargo del intendente Miguel Lunghi explicaron que estos operativos quedaron fuera de funcionamiento y que en los próximos días “se desmontará toda la infraestructura” utilizada para esas tareas.

El Gobierno municipal señaló que “ya no será necesario presentar ninguna documentación para ingresar”, y precisó que a partir de ahora “todos los recursos se destinarán al control interno del cumplimiento de los protocolos y medidas de prevención”. Además, durante el resto de la semana se liberarán todos los caminos rurales que habían sido bloqueados en el marco de la emergencia sanitaria.

“En este momento debemos centrar los esfuerzos en los controles internos, tanto de cumplimiento de aislamientos para los casos positivos y los contactos estrechos como de los protocolos aprobados para cada una de las actividades autorizadas”, manifestaron las autoridades comunales.

No obstante, el Ejecutivo local le manifestó a la ciudadanía la importancia de “no relajarse y continuar extremando los cuidados y respetando todas las medidas de prevención”, ya que, si bien el partido se encuentra en “una mejor situación sanitaria, bajo ningún punto de vista significa que la pandemia se superó”.

Miguel Lunghi
El Intendente de Tandil, Miguel Lunghi (NA)

“No le hemos ganado al virus y por eso no debemos descuidarnos ni un instante y mucho menos relajarnos pensando que ya pasó todo”, remarcó la Municipalidad en el comunicado oficial que difundieron a través de las redes sociales.

En su último dictamen, el Comité de Seguimiento del COVID-19 local hizo hincapié en continuar con “el cumplimiento estricto de los protocolos para cada actividad, reforzar la protección de las personas de 60 años y de los grupos de riesgo y mantener la prohibición de la realización de encuentros y reuniones sociales en lugares cerrados”.

El organismo también advirtió que “la mejoría observada en el período reciente debe ser consolidada con el ejercicio colectivo de una libertad responsable”, y que “en caso de constatar un agravamiento en el corto plazo de las variables relevantes, se evaluará de inmediato la vuelta al estadio rojo”.

Tandil

De acuerdo con el último parte sanitario emitido por el sistema de salud de este municipio, Tandil presenta actualmente 857 casos activos de coronavirus, de los cuales 805 se encuentran en tratamiento domiciliario, dos están cumpliendo aislamiento no hospitalario, 16 están en terapia intensiva o intermedia y 34, en salas generales. Además, hasta el momento la ciudad tiene 4726 recuperados y 79 fallecidos a causa de la enfermedad.

Desde principios de septiembre, este municipio decidió abandonar el sistema nacional de fases para controlar su situación epidemiológica y, en cambio, comenzó a implementar un mecanismo de estados similar a un semáforo, que luego se comenzó a usar también en otras regiones del país.

Básicamente, las autoridades locales determinaron que, a partir de diferentes factores, como la ocupación de camas de hospitales, la disponibilidad del personal de salud, la gravedad de los casos activos y la evolución de los infectados, entre otros, se determinará el nivel del aislamiento que regirá, diferenciado por colores.

Seguí leyendo:

“Parece la república separatista de Tandil”: fuerte crítica del gobierno bonaerense al municipio por abandonar el sistema de fases para administrar la cuarentena

Qué llevó al Intendente de Tandil a abandonar el sistema de fases para administrar la cuarentena