Compartir
Un hombre camina cerca de un afiche con el logo de las reuniones del G-20 en Buenos Aires en 2018 (Foto: Reuters)
Un hombre camina cerca de un afiche con el logo de las reuniones del G-20 en Buenos Aires en 2018 (Foto: Reuters) (MARCOS BRINDICCI/)

Mientras las principales economías del mundo (G20) destinan miles de millones de dólares para superar la pandemia, buena parte de esos esfuerzos y recursos se utilizaron para mantener la generación y producción de combustibles fósiles, lo que hace peligrar las acciones para cumplir con el Acuerdo de París.

La Argentina forma parte de esta tendencia y es uno de los países que prácticamente no ha generado ninguna acción de recuperación económica verde. Por el contrario, se incrementaron los subsidios al gas, al petróleo y al carbón e incluso, en el proyecto de ley del gravamen a las grandes a fortunas se incluye que un cuarto de lo recaudado tendrá como destino el gas. Así lo informa el nuevo reporte de la ONG Climate Transparency que se conoció hoy.

“Mientras que nuestro país tiene potencial y oportunidades para desarrollarse de manera sustentable y en línea con los objetivos de París, lamentablemente seguimos viendo que el foco está puesto en el apoyo incondicional y a cualquier costo de la industria de los hidrocarburos”, indicó Enrique Maurtua Konstantinids, experto en cambio climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales, uno de los think tanks que participan anualmente de la elaboración de este reporte internacional que muestra las performances climáticas de los países del G20.

 Un trabajador mira sobre una plataforma de perforación de petróleo y gas en el área Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén (Foto: Reuters)
Un trabajador mira sobre una plataforma de perforación de petróleo y gas en el área Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén (Foto: Reuters) (AGUSTIN MARCARIAN/)

“Mientras las energías renovables ya mostraron lo veloces que pueden ser para obtener seguridad energética y crear empleo de calidad, hoy las discusiones son cómo seguir usando dinero del pueblo para financiar la industria petrolera. La decisión de destinar casi 75 mil millones de pesos de lo que se recaude del impuesto a la riqueza es una clara prueba de eso”, agregó el experto.

El informe muestra que por lo menos 19 de los países del G20 han dado apoyo financiero a sus sectores nacionales de petróleo, carbón y gas, incluyendo Argentina, Brasil y México. Si continúan por este camino, los gobiernos corren el riesgo de revertir, en lugar de bloquear, las tendencias positivas anteriores a la pandemia, como la expansión de las energías renovables, advierte el reporte 2020. En la Argentina los subsidios no se destinan sólo a la empresa estatal YPF, que además cotiza en bolsa; se distribuyen entre compañías como Tecpetrol, Chevron y Shell.

“Los paquetes de recuperación pueden resolver la crisis climática o empeorarla”, dice Charlene Watson del Overseas Development Institute. “Algunos miembros del G20, como Francia o Alemania están dando en su mayoría un buen ejemplo. Otros dirigen demasiado apoyo a los combustibles fósiles, poniendo en peligro los recientes acontecimientos positivos”.

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente de Francia Emmanuel Macron (Foto: Reuters)
La canciller alemana Angela Merkel y el presidente de Francia Emmanuel Macron (Foto: Reuters) (YVES HERMAN/)

Las economías del G20 representan más del 80% del PBI mundial y tres cuartas partes del comercio mundial. El grupo también es responsable del 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero mundiales y, por lo tanto, tiene un papel importante en el cumplimiento del objetivo del Acuerdo de París de evitar un aumento de la temperatura de más de 2ºC, o idealmente de 1.5ºC, por encima de los niveles preindustriales.

Para la Argentina, que en diciembre de 2019, aprobó la Ley de Presupuestos Mínimos para la Adaptación y la Mitigación al Cambio Climático, que incluye un Plan Nacional de Respuesta al Cambio Climático y un Sistema Nacional de Inventario de GEI la tendencia no muestra acciones en ese sentido, a pesar de que esa norma determina que sea una política de Estado.

Para que se entienda en números

-En el año en donde hubo récord de incendios en superficie y en provincias, el Congreso acaba de aprobar el presupuesto 2021 con un desfinanciamiento de ley de Bosques. El Fondo Nacional sólo obtuvo el 4,9% de los que le corresponde por ley; es decir que en lugar del 0,3% del presupuesto nacional, tan solo fue dotado con el 0,015%.

Plan Gas. Los subsidios a la oferta de combustibles fósiles totalizan $78.702 millones (1% del presupuesto nacional), destinados principalmente al gas con dos programas de incentivos: Plan Gas 4, un 26% de los fondos y Plan de Yacimientos No Convencionales, léase Vaca Muerta (74% del total). Los subsidios a la oferta de combustibles fósiles representan 10 veces el presupuesto del Ministerio de Ambiente y 4 veces los gastos presupuestados para hacer frente a la pandemia de la COVID-19 por el Ministerio de Salud.

Mina de carbón en Río Turbio: $9346 millones

Barril Criollo: esta medida no tiene una partida presupuestaria. Implica un acuerdo entre el Estado y privados para mantener un precio sostén del barril de petróleo. Se fija hasta diciembre de 2020 el precio de comercialización en el mercado interno del barril de petróleo crudo en USD 45 con el fin de que las empresas extractivas puedan cubrir los costos operativos. Mientras que el precio de equilibrio para cubrir los costos en Vaca Muerta se encuentra entre USD 35 y USD 40 y el precio del Brent ronda hoy los USD 40. Las diez provincias integrantes de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos percibirán sus regalías en base al precio fijado de USD 45, mientras que hasta este decreto lo hacían por montos de entre USD 30 y USD 35. El nuevo precio fijado permitirá a las provincias incrementar su recaudación por regalías entre un 20% y un 30%.

El Fondo para energías renovables se va a sustentar por su propia lógica financiera. No tendría transferencias corrientes por parte del Tesoro Nacional el año próximo.

Ingresos provenientes del impuesto a la riqueza. La empresa pública IEASA recibiría $75.000 millones para reinvertirlos en nuevos proyectos de gas natural durante un plazo no menor a 10 años, todos a cargo de YPF S.A. (25% de la recaudación esperada en $300.000 millones).

Próximos meses

Coronavirus - Buenos Aires - Antes y después
Acto frente al Congreso para concientizar sobre el cambio climatico

“Antes de que la pandemia golpeara, los resultados de la acción climática estaban llegando a su fin en algunos sectores y la crisis consolidó esas tendencias en la mayoría de los países del G20”, dice Jorge Villarreal de la Iniciativa Climática de México, también parte del reporte de Climate Transparency. “Pero sin una mayor acción climática estos efectos serán temporales y las concentraciones de CO2 en la atmósfera continuarán aumentando. Las opciones políticas en los próximos meses determinarán si los países del G20 logran doblar de manera sostenible las emisiones curva”, agrega.

Con China, Sudáfrica, Japón y Corea del Sur los más recientes en unirse a la carrera por la neutralidad del carbono para mediados de siglo, el informe encuentra que el impulso detrás de los objetivos climáticos más duros entre los mayores emisores se están consolidando. Sin embargo, los marcos de políticas e inversiones a corto plazo todavía no son consistentes con los planes a largo plazo. Esto ocurre a pesar del hecho de que los extremos meteorológicos relacionados con el clima, tales como olas de calor, incendios forestales y las inundaciones se harán más severas en los países del G20 a medida que el calentamiento global se acerque a la marca de 1,5°C.

Entre los miembros del G20, Arabia Saudita, Australia, Brasil, Francia, Italia, México, Turquía, India y el Sur de África corren el riesgo de estar más expuestos a los impactos relacionados con el clima, según las proyecciones mundiales a 1.5°C.

El análisis también identifica diferencias críticas en la forma en que los gobiernos están respondiendo al desafío de la descarbonización de su economía. Por ejemplo, Japón, Francia, el Reino Unido y Canadá establecieron fechas límite para la eliminación progresiva de los coches impulsados por combustibles fósiles, mientras que en comparación, la administración de Donald Trump ha reducido las regulaciones con el fin de reducir las emisiones del transporte. Mientras que 18 de los países del G20 están en proceso o ya han implementado alguna medida que sobre el carbono, Australia y la India no tienen tales planes. Además, si bien Canadá, Francia y el Reino Unido han restringido totalmente una financiación pública para el carbón, China, la India, Indonesia, Rusia y Sudáfrica no tienen restricciones.

Seguí leyendo:

El Reino Unido anunció que prohibirá toda venta de nuevos automóviles a gasolina y diésel dentro de 10 años