Compartir
Concierto con los Refugiados
Concierto con los Refugiados

En el mundo hay más de 79 millones de desplazados forzosos. ¿Qué es un deplazado forzoso? Una personas que debió irse del lugar donde vivía por persecuciones, conflictos armados, violencia o violación de sus derechos humanos. Muchas de estas personas se mueven primero dentro de su país, se los llama desplazados internos (son más de 42 millones en el mundo). Otros deben irse directamente a otros países: ellos son los refugiados.

En el mundo hay más de 26 millones de refugiados. Sus vidas no siempre estuvieron en peligro: muchos de ellos y ellas tenían vidas felices hasta que estalló un conflicto inesperado. Basta buscar cualquier historia al azar de algún refugiado para entender la tragedia que supone su condición. A veces, en la Argentina, parece un problema lejano, ajeno a nosotros. Una recomendación para quie quiera conocer más de cerca alguna de estas historias: la serie Desplazados, en Netflix, basada en historias reales.

No hace falta retroceder demasiado en la historia para ubicar un tiempo en que muchos argentinos tuvieron que irse del país por el peligro que corrían sus vidas. Hoy por hoy, uno de los mayores conflictos de refugiados del mundo sucede en la región -como bien lo reconoció el presidente Alberto Fernández en su discurso frente a la Asamblea General de las Naciones Unidas-. Olvidó mencionar Fernández que sucede específicamente en Venezuela. “El mundo pos-pandemia puede exacerbar la grave crisis de refugiados y desplazados que afronta el planeta y nuestra región. La respuesta debe ser la promoción y garantía de los derechos humanos de los migrantes”, dijo entonces. (Y una línea después, explicó veladamente su posición al respecto: “No podemos quedar pasivos frente a sanciones que suponen bloqueos económicos que solo asfixian a los pueblos en medio de esta crisis humanitaria”).

Pero al margen de que el presidente relacione directamente los bloqueos al éxodo de más de 5 millones y medio de venezolanos de su país y haga caso omiso de la raíz interna del conflicto, lo cierto es que nuestra región está frente a un desafío: aprender lo que es un refugiado, y desarrollar políticas y prácticas culturales para ofrecer una salida ejemplar, distinta al cierre de fronteras que ejecutó Europa desde el 2017 por ejemplo.

El Campo de refugiados informal de Mohamad Shehab, en el Líbano. Los campos informales son aquellos que se establecen de manera espontánea por los refugiados pero no son administrados ni por la ACNUR ni otro organismo. Foto: DANIEL CARDE / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO
El Campo de refugiados informal de Mohamad Shehab, en el Líbano. Los campos informales son aquellos que se establecen de manera espontánea por los refugiados pero no son administrados ni por la ACNUR ni otro organismo. Foto: DANIEL CARDE / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO (Daniel Carde/)

Parte de esas políticas intenta promocionarlas la ACNUR (la agencia de las Nciones Unidas para los refugiados). Desde hace unos años estableció oficinas en nuestro país e intenta concientizar y recaudar fondos de ayuda. A su vez, la Fundación ACNUR es una institución separada que acompaña la labor de la Agencia sobre todo en materia de promoción, comunicación e integración. Y como parte de esa labor es que surge este concierto.

El evento buscará visibilizar la situación que atraviesan esas 79 millones de personas desplazadas, de las cuales cerca del 40% son niños y niñas. El problema de los refugiados es, dice la ACNUR, la mayor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial. Y no hace falta comparar con el COVID ya que muchas de estas poblaciones están doblemente desprotegidas y en algunos casos no pueden cuidarse adecuadamente del coronavirus.

Esta primera edición del concierto será conducido por Germán Paoloski, y contará con Pedro Aznar, Natalie Pérez y Connie Isla, que serán acompañados por una decena de músicos miembros de la orquesta sinfónica Latin Vox Machine (LVM), la cual, está integrada principalmente por músicos migrantes, desplazados y refugiados de distintas nacionalidades, radicados en Argentina. La mayoría de ellos, su director incluido, provenientes de Venezuela.

Concierto Fundación ACNUR
La formación de Latin Vox Machine, la orquesta formada por Omar Zambrano que reune más de 150 músicos migrantes.

“El año pasado fuimos al CCK a ver a la Latin Vox Machine y yo me emocioné, se me puso la piel de gallina, sobre todo al conocer la historias de muchos de ellos, que han tenido que pasar de todo frontera a frontera, y ahi pensé: cómo podemos hacer para que más gente se entere de esto”, dice Facundo Funes (Director de Comunicación de la Fundación ACNUR Argentina).

“Pensando en cómo generar ideas de alto impacto se me ocurrió que la Latin Vox toque con artistas argentinos. Eso representa lo que tenemos que hacer con ACNUR: lograr que haya una integración social. Y qué mejor que la música, que es un lenguaje universal que no tiene fronteras”, dice.

“Es la primera vez que trabajamos directamente con la Fundación ACNUR, pero desde el comienzo siempre ACNUR ha confiado en nosotros y nos ha apoyado en todo momento, incluso, fueron ellos junto a OIM (Organización Internacional para las Migraciones), quienes nos ayudaron a hacer posible la academia”, cuenta Omar Zambrano, creador de la Latin Vox Machine. La academia a la que se refiere es uno de los principales proyectos de la orquesta este año, la cual permitió a muchos de sus músicos encontrar una salida laboral como profesores de música.

Quien vea el concierto se va a encontrar con Aznar, Pérez e Isla tocando tocando temas propios y temas clásicos del rock nacional pero en versiones inéditas, acompañados de la orquesta. “Pedro Aznar va a tocar, entre otras, una canción de Serú Girán que es una versión impresionante. Y además va a haber entrevistas a chicos que integran la orquesta, que son chicos que tuvieron que irse de sus hogares”, cuenta Funes.

Concierto Fundación ACNUR
Pedro Aznar es uno de los músicos que participará del concierto.

Para ver el “Concierto con los Refugiados” solo hay que registrarse de manera gratuita en www.conciertoconlosrefugiados.org. Allí se invita también a sumarse a los Ponchos Azules, el ícono que para la Fundación ACNUR representa la solidaridad de los argentinos, así como la unión y el abrigo. El espectáculo comienza a las 21 horas del domingo 22 de noviembre y servirá como celebración del Día Mundial de la Música.

“Acepté participar de esta iniciativa porque la música une y expresa lo más profundo de nosotros; nos permite comunicarnos desde un lugar común, el de las emociones, salvar heridas y generar encuentros”, dice Pedro Aznar. Y agrega: “Creo que la música puede ser un puente para lograr el entendimiento entre los pueblos, para que todos pensemos dos veces antes de rechazar a alguien por ser diferente, y a querer abrazar esa diferencia, entenderla como un aporte y que, en definitiva, somos una gran familia”.

Por su parte, Natalie Pérez dice: “Me llegó la propuesta de Fundación ACNUR Argentina, pude conocer su trabajo y escuchar algunas experiencias vividas de personas refugiadas, y realmente me conmovió. El Concierto con los Refugiados me parece una linda oportunidad para compartir la música, ayudar a la causa, y visibilizar la situación por la que atraviesan millones de personas en el mundo que se ven forzadas a huir de sus hogares, hay historias que son terribles”.

Uno de los temas que cantará Natalie es “Himno de mi Corazón”, de los Abuelos de la Nada. “La elegí porque es una canción que los argentinos conocemos mucho y su letra refleja lo que queremos contar: el hecho de cómo una persona atraviesa fronteras como puede, tras ser obligado a la fuerza a irse, dejando atrás su gente, su familia y su amor; y cómo su bandera y su amor por su país y por su gente lo lleva a superarse como persona en otra tierra”, dice.

Concierto Fundación ACNUR
La música y activista Connie Isla también participará del concierto por los refugiados. «Elegimos a estos tres artistas porque creemos que llegan a públicos muy amplios y queríamos acercar a propuesta a la mayor cantidad de gente posible», explican desde Fundación ACNUR.

De acuerdo a las últimas cifras del informe anual de ACNUR “Tendencias Globales”, los desplazados en el mundo pasaron de ser 41 millones en 2010 a 79,5 millones en 2020, el equivalente a la población de casi dos Argentinas.

“Todos hemos experimentado que cuando damos una mano eso nos vuelve. Y ampliar nuestro horizonte de pertenencia es lo mejor que podemos hacer. Obviamente que nos vamos a preocupar primero por nuestra familia, después por el vecino, después por el barrio, después por la provincia, por nuestro país, por nuestro continente, hasta finalizar en que nos preocupemos por el mundo de manera global. Es un solo mundo al que pertenecemos y me parece que ir ampliando esas fronteras que no hay es lo mejor que podemos hacer por la humanidad”, concluye Facundo Funes, convencido de que la integración no solo es el camino, sino nuestra tendencia natural.

Ojalá así sea. Y a quien eso no le importe, por lo menos que se entregue a disfrutar del concierto.

Seguí leyendo:

Latin Vox Machine: la orquesta de venezolanos que llegaron a la Argentina con el sueño de una nueva vida

Latin Vox Machine: la historia de la orquesta de venezolanos emigrados a Argentina