Compartir
Balneario lleno de jóvenes en Santa Rosa de Calamuchita
Así se vio la playa en Santa Rosa de Calamuchita

Las imágenes son contundentes y causan alarma: cientos de jóvenes, sin distanciamiento ni barbijo, coparon una playa en la localidad cordobesa de Santa Rosa de Calamuchita en medio de una fuerte escalada de contagios de coronavirus y mientras el gobernador de la provincia, Juan Schiaretti, le pedía responsabilidad social a la ciudadanía para evitar un empeoramiento de la situación epidemiológica.

Los videos y las fotos que se viralizaron rápidamente muestran cómo la multitud se ubica a orillas del balneario Puchiqui, un tradicional lugar de veraneo en la provincia de Córdoba donde los turistas suelen congregarse para tomar el sol al ritmo de la música. La diferencia con otras temporadas es que este año el verano está atravesado de lleno por la pandemia del COVID-19 y según se pudo observar en las imágenes, ninguno de los bañistas cumplió con las medidas preventivas recomendadas por las autoridades.

De acuerdo con el canal cordobés Eldoce, los jóvenes superaron en número a los efectivos policiales que se encontraban en el lugar, por lo que la posibilidad de algún control fue prácticamente nula. “Inicialmente, muchos jóvenes se concentraron en la plaza El Remanso, tras una convocatoria que hicieron como si fuera la apertura del verano. Luego, fueron al balneario y ahí estuvimos tratando de proponer el distanciamiento social”, explicó el comisario Mario Rodríguez, subjefe de la Unidad Departamental Punilla.

Así se congregaban cientos de jóvenes en el balneario (Infobae)

Claudio Chavero, intendente de esa ciudad del valle de Calamuchita, admitió que se vieron desbordados. “Santa Rosa creo que este fin de semana casi va a estar al 100%, en eso se viene trabajando muy bien. Ayer (los jóvenes) se congregaron en una playa tradicional y el municipio fue doblegado por la cantidad que hubo. Actuó la Policía. Y bueno, dentro de eso no hubo respeto del distanciamiento”, señaló. “La Policía acordonó la zona, sacó a los jóvenes, pero ellos se metieron al medio del río haciendo caso omiso. En este momento estamos vallando los sectores y queremos disuadir, queremos que se vayan a cuatro o cinco playas distintas y no que no se dé el amontonamiento que hubo ayer”, explicó en diálogo con radio Mitre. “Se enfrentaban a la policía y pedimos refuerzos. Vamos a ver cómo se trabaja hoy y cómo se ayuda a la policía”, agregó, a su turno, en un reportaje concedido a Cadena 3.

De acuerdo con el diario La Voz del Interior, también se observaron playas desbordadas en Mayú Sumaj, en el valle de Punilla y en Carlos Paz. “Los jóvenes van donde están las multitudes y ahí se está complicando”, recalcó el intendente de Santa Rosa. “Ese amontonamiento está prohibido, no se puede y se ha trabajado a destajo, ha estado todo el mundo tratando de que de alguna manera hubiera distanciamiento y los jóvenes van a donde están los jóvenes y a buscar la masa. Hoy hemos vallado, vamos a dividir y ver de qué manera podemos hacer entender que no puede volver a ocurrir lo de ayer”, recalcó.

El pedido del gobernador

Poco antes de que trascendieran las imágenes, el gobernador Juan Schiaretti dio una conferencia de prensa en la que expresó preocupación por el alza de contagios y le pidió responsabilidad a la ciudadanía y a pesar del agravamiento en la situación, dijo que no intensificarán las restricciones, tal como lo pidió el gobierno nacional.

“Vamos a seguir con el sistema de trabajo con el cual veníamos hasta hoy. Es decir que la actividad productiva industrial estará las 24 horas abierta, los comercios pueden funcionar hasta las 11 de la noche en temporada turística y los bares y restaurantes continúan con posibilidad de hacerlo hasta la 1 de la mañana y desde las 6″, detalló el mandatario, quien informó que se incrementarán los testeos a raíz de la llegada de más de 190.000 turistas en las últimas semanas. “Queremos darle a seguridad a la gente”, expresó.

Seguir leyendo

El reclamo de los comerciantes de Pinamar: “Deberían controlar las fiestas, no acotarnos el horario a los que esperamos todo el año para trabajar”

Fiestas clandestinas, el gran problema de Mar del Plata: cómo se organizan y cuánto cuesta ser parte de ellas